Rosa, la segunda expulsada de la noche