Raquel y Jorge derrochan complicidad