Los acorralados, enfadados con la organización