La llegada de Ainhoa también fue un hito para Chema