Mauricio y Chema, intimidados por un chino