Deborah: "La primera ostia es la que más cuesta dar, las demás vienen de carrerilla"