Sonia y Pablo, amigos y cómplices