Bea, a Juan: “Y después de hablar del presupuesto… ¿vamos a tu dormitorio?”