Juan, sobre sí mismo: “Qué majo soy pero que exasperante soy también”