Christian consigue, gracias a Natalia, un look acorde con su sueño: ser cantante