La dolorosa depilación a Arturo Fernández, un maestro de ceremonias que no quiere pelos