Marta Torné, encantada con su muñequito fallero