Natalia y Pelayo, los hipsters del plató