Los 'perdedores', hasta las cejas de fango