Bélgica y su maldición de cuartos: ¿conseguirá acabar con ella?