De locos: el partido en el que un jugador croata vio tres amarillas antes de ser expulsado