Precisión y posesión, la fórmula de La Roja