Por cada gol de España, una cuota de financiación menos