Arbeloa y Piqué no recogieron la medalla