¿Ser solidario puede pagarse caro?