¿Pueden unos padres disfrutar del dinero de una hija?