Un topless, unos cuñados y 5.000 euros