Robar para comer, ¿está más que justificado?