El Calderón se quedó sin butacas: aficionados del fondo sur arrancaron su asiento