El FC Barcelona se lleva la Supercopa de Cataluña tras vencer al Espanyol en los penaltis