El Tata Martino reconoce que quizá no merezca seguir entrenando al equipo