La despedida que más le hubiera gustado a Ángel Nieto: concentración motera en el Jarama