La federación catalana paraliza el fútbol este fin de semana