España tiene la peor racha de los últimos 20 años: tres partidos seguidos sin ganar