Inglaterra sucumbe ante su maldición de semifinales