Sin Bale y sin Ramos: el Madrid ya está en Moscú