La selección española recupera su condición de favorita para el Mundial