Ferrer resiste a los 'cañonazos' de Karlovic