En el vestuario del Barça no ha sentado bien la marcha de Neymar por sus formas