El frío encuentro entre Juan y Joao Ferreira, un lobo con piel de cordero