“Alba, no puedes vivir de espaldas al don”