Una familia noruega ayuda económicamente a Azucena mediante el apadrinamiento de su hija