Las dietas, nuestro único consuelo