Los casos de Yéremi Vargas y Sandra Morales podrían reabrirse