Torrelodones, un pueblo con superávit