La marcha del carbón ya ha entrado en Madrid