Francisca y José, a punto de ser desahuciados