Francisca y José podrían acogerse a una sentencia de Estrasburgo para no perder su casa