La dueña de la tarjeta, feliz con el final