El Rey saldó deudas con la herencia de su padre