Francisco Javier Guerrero, en la calle