Antonio Rossi se atreve con el salto del ángel