Kike, una victima de los desahucios