Los trabajadores de Tragsa se negarán a limpiar Madrid