Las familias que viven de Gibraltar, las más afectadas por el conflicto